El comentario de Santo Tomás de Aquino al salmo 50 (51)
Autor(es) : 
Palabras clave : 
Materias Investigacion::Arte y Humanidades::Filosofía
Naturaleza humana
Sindéresis
Santo Tomás de Aquino
Fecha de publicación: 
2011
Editorial : 
Servicio de publicaciones Universidad de Navarra
ISSN: 
1137-2176
Cita: 
Roszak, Piotr (ed.). ""Comentario de Santo Tomás de Aquino al Salmo 50(51)"". Nº236 (2011)
Resumen
Poner en las manos del lector contemporáneo un texto de un teólogo medieval siempre supone un riesgo. Invita a entrar en un mundo muy diferente del nuestro, que expresa sus convicciones de maneras distintas a las actuales, y con la terminología de la filosofía escolástica. Sin embargo, al margen de las tópicas observaciones sobre la sensibilidad actual, la época medieval to- davía puede sorprender hoy en día. Santo Tomás de Aquino es un claro ejemplo.La imagen de santo Tomás en la historia ha pasado por ser la de un filósofo que aprovecha las intuiciones metafísicas de la tradición aristotélica para expresar su visión del mundo; muchos subrayan también sus rasgos agustinianos y neoplatónicos (baste mencionar la polémica actual sobre la nueva imagen del Aquinate propuesta por la Radical Orthodoxy). Pocos lo identifican como teólogo, y menos como exegeta que desarrolla cursos completos de interpretación de la Sagrada Escritura. Y, sin embargo, no puede comprenderse en toda su riqueza el trabajo teológico de santo Tomás al margen de sus comentarios bíblicos. En el último siglo los escritos exegéticos del Aquinate han sido objeto de numerosos estudios, principalmente sus comentarios al Nuevo Testamento. Todavía hay pocos que presten atención a sus comentarios al Antiguo Testamento, entre los cuales destaca por su madurez teológica precisamente el Comentario a los Salmos.
Aparece en las colecciones:

Ficheros en este registro:
Fichero: 
201602 CAF 236 (2011).pdf
Descripción: 
Tamaño: 
475,14 kB
Formato: 
Adobe PDF


Los ítems de Dadun están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.