Full metadata record
DC FieldValueLanguage
dc.creatorMedina, M. (Mercedes)-
dc.creatorGutiérrez-Delgado, R. (Ruth)-
dc.creatorDiego-González, P. (Patricia)-
dc.date.accessioned2020-01-22T11:40:34Z-
dc.date.available2020-01-22T11:40:34Z-
dc.date.issued2016-
dc.identifier.citationMedina, M. (Mercedes); Gutiérrez-Delgado, R. (Ruth); Diego, P. (Patricia). ""Dos hombres y medio": la "sitcom" y el paraíso de la masculinidad". En Ana Marta González González, Pilar Arregui Zamorano, Carolina Montoro Gurich (coords.). Familia y sociedad en el siglo XXI (pp. 113-126). Madrid: Dykinson, 2016es
dc.identifier.isbn978-84-9085-686-4-
dc.identifier.urihttps://hdl.handle.net/10171/58682-
dc.description.abstractLas relaciones familiares han sido el telón de fondo de las series de televisión desde su origen. Series legendarias como La casa de la pradera (NBC, 1974-1983), El show de Bill Cosby (NBC, 1984-1992) o Los Simpson (FOX, 1989-) han dado grandes audiencias a televisiones de todo el mundo. Conforme los tiempos van cambiando, las historias van adaptándose a nuevos estilos de vida y, a veces, esos relatos desdibujan o reinterpretan la naturaleza originaria de lo que representan. Tal es el caso de Frasier (NBC, 1993¬2004) o de Modern Family (ABC, 2009-). Se dice que la televisión es reflejo de la sociedad, pero también hay que admitir que la televisión conforma los estilos de vida de quienes la ven. El término ‘familia’ no se limita al hecho de vivir en un domicilio común. Se refiere, sobre todo, a los vínculos que se establecen entre las personas que comparten su vida y que dan garantía de unidad, afecto y seguridad a los individuos que habitan bajo un mismo techo. Existen pues convivencias o comunidades de tipo familiar que participan de los rasgos de la familia al poner todo en común. Pero no necesariamente se organizan como estructuras jerárquicas donde se infunde la paternidad y la maternidad. De este tipo de comunidades basadas en la amistad trata, por ejemplo, la serie de televisión Friends (NBC, 1994-2004). El adjetivo ‘familiar’ implica una serie de valores universales y permanentes, comunes a todos los países, como la protección, la construcción de la propia identidad basada en las relaciones, en la alteridad y en la aceptación mutua. En cambio, lo que distingue radicalmente a la familia de otras convivencias de carácter familiar son el ejercicio de la autoridad y la aceptación de la subordinación durante la educación y el aprendizaje. Es el primer escenario del crecimiento madurativo de las personas. La convivencia familiar está basada en una cierta estabilidad que da lugar a conflictos propios. Esos conflictos son la base dramática de las series de televisión y el motivo de conexión y disfrute con cualquier audiencia. La representación de las relaciones familiares explica el éxito comercial de estos contenidos convirtiéndolos en puntos de referencia con los que el público se identifica con independencia de su situación actual1. Al estudiar los rasgos familiares presentes en las obras de ficción se descubren desviaciones patéticas que permiten interpretar el sentido de la serie. Con el estudio de lo patético en los contenidos de los medios se puede dar razón de las incoherencias 1 M. MEDINA, “Explotación económica de las series familiares de televisión”, Comunicación y Sociedad, XX (1), 2007, pp. 51-85. internas de estos productos que, a veces, no les han impedido alcanzar éxitos comerciales y que apuntan a visiones muy agudas de los cambios culturales2. En el presente capítulo queremos reflexionar sobre las relaciones que se establecen en la serie Dos hombres y medio [Two men and a half -CBS, 2003-2005] y, sobre todo, el concepto de masculinidad que presenta. Es una comedia estadounidense que se ha emitido en más de cincuenta países y ha contado con más de doce temporadas. Por un lado, se observa que la fuente de comicidad es el patetismo de los dos personajes principales que han perdido su rol paterno para desarrollar el filial, frente a la ironía del hijo adolescente, que asume la paternidad a pesar de su corta edad. Por otra parte, el patetismo se apoya en la crítica a lo que denominamos el “paraíso de la masculinidad en la postmodernidad”. Ese paraíso, resultado de años de un feminismo beligerante, se basa en una vida sin especiales ataduras y una búsqueda constante de relaciones seudo-amorosas que son fruto de una ansiedad interminable y generan una inestabilidad permanente3. Estos rasgos son comunes en la sociedad actual y desdibujan la estabilidad que aportan relaciones basadas en un compromiso sólido y constructivo. Los productos audiovisuales se crean gracias a unos estándares que funcionan y una idea preconcebida de las relaciones humanas. Por tanto, son elaborados por un equipo de profesionales y se producen para que la audiencia los vea y goce con su consumo. El presente análisis narrativo irá acompañado de un breve apunte sobre los rasgos de producción que permiten entender la obra audiovisual en su contexto y un análisis de los datos de audiencia de la serie emitida en España de 2010 a 2014. Antes del análisis, se ofrece una revisión de estudios académicos, que permite conocer otros enfoques de análisis narrativo de los programas de televisión y de esta serie en particular.es_ES
dc.language.isospaes_ES
dc.publisherDykinsones_ES
dc.rightsinfo:eu-repo/semantics/openAccesses_ES
dc.subjectMaterias Investigacion::Comunicaciónes_ES
dc.subjectSerieses_ES
dc.subjectMasculinidades_ES
dc.title"Dos hombres y medio": la "sitcom" y el paraíso de la masculinidades_ES
dc.typeCapitulo de libroes_ES
dc.publisher.placeMadrides_ES
dadun.citation.authorAna Marta González González, Pilar Arregui Zamorano, Carolina Montoro Gurich (coords.)es_ES
dadun.citation.endingPage126es_ES
dadun.citation.publicationNameFamilia y sociedad en el siglo XXIes_ES
dadun.citation.startingPage113es_ES

Files in This Item:
Thumbnail
File
Dos hombres y medio.pdf
Description
Size
199.97 kB
Format
Adobe PDF


Statistics and impact
0 citas en
0 citas en

Items in Dadun are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.